dijous, de desembre 02, 2004

 

Religión a la carta


No me cuadra el agnosticismo y menos el ateismo.

El mundo entero está lleno de creyentes y practicantes por doquier: ávidos consumidores de lotería, culto a la posesión sexual, fanáticos del fútbol, fans musicales, sectarios, esotéricos, tarotistas, astrólogos...todos ellos capaces de matar y morir por algo o por lo que creen y la prueba de ello es la enorme variedad de la violencia que nos muestra ese mundo en los medios de comunicación, así como la variedad de formas que tienen de transmitir un mensaje mesiánico, un oráculo, un lema, un nombre.

Posiblemente estoy justificando la violencia religiosa pero hago más incapié en la hipocresia y en el cambio de rumbo del mundo hacia el paganismo.

Gentes que dicen ser ateas y se manifiestan seguidores de la masonería; cofrades de procesiones de semana santa seguidores de la cábala esotérica, catolicos que buscan el horóscopo, agnosticos que creen en ovnis. Curiosamente lo contrario es casi una excentricidad (y pienso en los actores norteamericanos que lo mismo se hacen de la Iglesia de la Cienciología como que dicen ser budistas).

Y es que hasta la religión se ha convertido en un producto de consumo. Hoy tomas cereales con leche y mañana natillas. Hoy crees en la reencarnación, mañana en la resurrección y al día siguiente en la anulación de tu yo consciente. El supermercado de creencias es cada día más grande, las variedades mixtas son enormes, los profetas de la verdad hacen cola para transmitir su mensaje al mundo.

Como decía al principio, no me cuadra. ¿Es eso parte de la libertad?¿O por el contrario es una falta de compromiso real?. Curiosamente las grandes civilizaciones perecieron tras un extraordiario reflujo religioso y se desintegraron por dentro.

¿Porque el mensaje de Jesús no acaba de hallar sustento espiritual?.

En mi opinión es que desde la época de Constantino, se cargaron a la comunidad de cristianos "ecclesia" y se convirtió en el germen de los Estados Pontificios, el Poder de Dios, El Vaticano. Muchas herejías trataron de dar la voz de alarma y fueron borradas del mundo terrenal. Las religiones tradicionales deberían tomar muy buena nota de ello, no bastará con un Concilio Vaticano III.

El alma no precisa de bienes materiales.


Comments: Publica un comentari a l'entrada

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?