dilluns, de novembre 22, 2004

 

El beso "negro"

Un hombre alto, con bigote y cara de despistado entra en una prestigiosa librería. En el mostrador se halla el vendedor de libros tramitando el pago con targeta de crédito de una señora que se halla al otro lado del mostrador, esperando firmar y obtener el tiquet de la compra de su libro. El hombre alto, ni corto ni perezoso interrumpe al vendedor:
-¿Por favor, me puede indicar dónde puedo encontrar el libro "El beso negro" ?
La señora se lo mira divertido. Pero el vendedor exclamó:
-Déjeme terminar con esta señora y con mucho gusto le atiendo.
El hombre de bigote insiste:
-Es de extrema urgencia que me diga dónde encontrar ese libro en su libreria. Tengo el coche mal aparcado y puedo sufrir una multa. ¿No me puede atender de inmediato?
-Pues haga Ud. el favor de aparcar bien su coche y regrese. Ahora estoy ocupado.
-No puedo esperar-dice el insensato cliente cogiéndo al vendedor por el jersey en tono amenazador-llevo buscando ese libro afanósamente toda mi vida y yo sé que Ud. lo esconde en alguna parte. Lo sé.
El vendedor estaba irritado.
-Oiga déjeme en paz o llamo a la policia.
La señora, confusa, intentó mediar en la situación:
-No importa, atiéndale a él-le dijo al vendedor- yo no tengo tanta prisa.
-No se trata solo de eso. Yo soy un respetable vendedor y atiendo a la gente por orden.
El hombre alto se puso de rodillas llorando implorándo la atención del librero.
-Por el amor de Dios !!. Necesito ese libro, ¿no puede Ud. comprenderlo?. Debo encontrar ese libro o mi vida será un infierno.
El librero se armó de paciencia.
-Vamos a ver.....¿Qué es lo que Ud. me está pidiendo?
-Un libro denominado "El beso negro"
-¿Pero cómo quiere que yo venda un libro con semejante título?. Tengo historia, geografía, filosofía, poesia, novela....en fin, si quiere novela, busque en la sección novela y mire si encuentra alguno de su gusto. Yo ya le digo que no vendo libros para pervertidos.
El hombre alto se puso en pie, frotándose las lágrimas de los párpados y entrando en cólera.
-¿Pero cómo me puede decir eso a mí, sabandija paleolítica? Ayer yo vine aquí y le oí decir por teléfono a alguien que Ud. le iba a mandar "El beso negro" por correo.Sí. ¡le oí decir eso y no me lo va a negar o le rompo las dos piernas ahora mismo!
El vendedor confuso trató de no perder los estribos y se puso a hacer memoria porque sin duda se trataba de algún error.
-Veamos....entre las comandas que he mandado hacer por correo estaba el libro "El beso" de Danielle Stelle. Y yo tengo dos ediciones, una de tapa verde claro y otra en negro porque son de diferentes editoriales. El cliente que me llamó pareció estar más interesado por el encuadernado en tapa negra. Y Ud. debió venir ayer en ese preciso instante y debió escuchar que dije "Le mando El beso ´negro´" y se pensó que era otra cosa.
-El hombre alto se quedó blanco como el mármol.
-Pe...pe...pero eso no puede ser....¿El beso encuadernado de negro?-Rióse histéricamente- ¿Y ahora que voy a hacer yo?. ¡Necesito una solución de inmediato!
-Mire, lo que podría hacer es ir a un médico, pero si le corre tanta prisa, pruebe a ir al sex-shop de la esquina a ver si encuentra lo que Ud. quiere. Y ahora déjeme atender a la señora de una vez.
El hombre alto salió como un loco poseso de la tienda subiendo hacia su coche. La señora le interpela al librero.
-Vaya situación más estrambótica.
-Señora, si piensa que vender libros es un trabajo fácil, se equivoca-y extendiéndole el vale de compra le dijo- firme Ud. aquí. Grácias.
(creado por mí 22-XI-2005)

Comments: Publica un comentari a l'entrada

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?