dimarts, de novembre 30, 2004

 

 

Mi oportunidad

Para los que suelen aburrirse haciendo lo mismo siempre, les invito a hacer el simple ejercicio de pensar en algo que echen de menos y que cuando lo tenían por entonces, solian aburrirse igual que ahora. Que se den cuenta que, en el fondo, somos caprichosos y no sabemos apreciar las buenas oportunidades que la vida nos ofrece a modo de "Carpe Diem".

Hoy estoy aquí, delante del ordenador, pensando si debería o no aportar algo personal (aunque el resto de blog tambien lo sea, pero no tan directo y facil de ver). Hoy estoy aquí meditando qué puede interesarle a la gente de #mensa que ya no sepa o sospeche, y ciertamente, en alguna ocasión me he dicho "no tengo nada interesante que contar". Pero si me conformase con esto perdería una gran ocasión de hacerlo. ¿Quien sabe si esta tarde me dará un corte de digestión al mezclar yogur con mandarinas y me moriré al instante?. La vida (y la muerte) se interponen en las oportunidades.

Empecemos.

Las imagenes de mi infancia transcurren entre campos de trigo, granjas de cerdos, masias, bicicletas y tabletas de chocolate. Y en ese universo alguien que apareció en mi vida como el mejor amigo de todos, del que me fascinaba verle llegar a mi casa en su bicicleta, con su pelo rubio al viento, brillando como hilos de oro iluminados por el sol. Yo le decía a mi madre porqué no podía tener ese pelo rubio y claro, mi madre con toda la paciencia del mundo me decía que no podía ser, que si ellos (mis padres) no lo eran, tampoco podía serlo yo (por entonces no estaba de moda que los hombres se tiñieran). Estaba destrozado y, en cierta medida el tener a mi lado a ese chico rubio, me hacía tener un sentimiento de pertenencia especial.

A mediados de los 70 nos fuimos para Barcelona. Allí los rubios se multiplicaban a mis ojos y fogonazo en la mente me puso en el mundo que me iba a tocar vivir. No podía eludir la atracción que me producían algunos chicos. Luego fue apoderándose de mi la idea de que no solo buscaba a los rubios por una cuestión estética sino por otras cosas. Y así creció en mi la amarga sospecha de que era un marica de esos que tanto se burlaban en mi colegio.

En los 80 yo era presa de un pánico crónico pues canalizaba mis instintos "prohibidos" de forma intima e inconfesable: poesía de Kavafis, de Cernuda, de Rimbaud, de Verlaine; Oscar Wilde, E.M.Foster, Ackerley, Vaugham; música de David Bowie, películas como "Feliz navidad, Mr. Lawrence", "Dentro del laberinto" (en las que sale él), y todo el resto de iconografía cultural gay que os venga a la cabeza. Y es que el pelo rubio y la homosexualidad, juntas ambas me producen un emoción dificil de explicar.

Concretamente David Bowie es mi referente inmediato a ese mundo, que me transporta a una época enfermiza y, a la vez, entrañable. Es mi ídolo, mi ícono, mi dios. Mi tontería de juventud, una pasión desmesurada, mi gozo y mi ruina.
 

Tres en Uno

TRADICION ABSTRACTA.

I
Mirándote a tí, objeto, si me dejas, no te veo.
¿Qué veo sino una madeja abstracta
de ciertas ópticas indescriptibles?
¿Acaso debo retornar a la tradición ?

La materia es ilusión.

II
¿Cuales son tus matemáticas?
¿Serán tus medidas quánticas
de incontrastable existencia
y calendario infinito?

El tiempo es ilusión.

III
¿De qué valores misticos te rodeas?
¿Seran tus intenciones divinas
tu devenir considerable
tu esencia inaprehensible?

La esperanza es ilusión.

IV
¿Que subyace tras tu arte?
¿Sera tu mensaje encriptado
Tu hermosura per sé
Tu don hilemórfico velado?

El color es una ilusión.

V
¿Y si fuera todo 1...
Medidas intencionales encriptadas,
Reloj del caos maravilloso,
Subtancia sublime en lo atemporal?

La definición es una ilusión.

VI
¿Y si fuera todo Uno...
unívocamente fugaz a la mente
un ente que vigila nuestras acciones pertinentes
Originando la más bella de las sonrisas?

La ilusión es una ilusión.

VII
Tres son las visiones de tí
Objetos que yo no veo ni con esfuerzo
En presencia que denoto sin esfuerzo:
Uno como principio, que todo lo subyace.

La realidad vuelve al I

(Creado hoy 30/11/04)

dilluns, de novembre 29, 2004

 

El recolector de boniatos (I)

(Dedicado a _CN_ por haberme reconciliado con él hoy)

Boj'ombe Bak'hi, natural de Bebeko, una aldea de la República Centroafricana situada entre Bosangoa y Bangui de Norte a Sur; y de Bousa y Bambari de Oeste a Este, pero no tan cerca de Bangassou o Biria (y mucho menos de Birao) susbistía del cultivo intensivo del boniato.
Este hombre era feliz en su plantación, cantando viejas canciones en Banda Banzari, aunque en la región hablasen Banda-Banda, que es el Banda de toda la vida. Los Banzari no reconocian al Banda, pero este hombre tuvo que emigrar por la escasez de buena tierra. Así que se fue con los banda-banda a pesar de tener ciertas diferencias con los nativos. A él lo que le interesaba, claramente, era el boniato de Banda-banda y cantando sus canciones se olvidaba de todo lo demás.
Un día, unos guerrilleros afamados del MLPC (Movimiento para la Liberación del Pueblo Centroafricano) cogieron la cosecha de boniatos a punto de ser recolectados y se comieron una parte ahí mismo y quemaron el resto para no permitir, decían, dar de comer a los partidarios de Kolingba (el presidente de la república por entonces). El pobre Boj'ombe estaba destrozado. No tenía nada más en el mundo que esos tubérculos y sin ellos no había posibilidad de tener un miserable sustento. No había más remedio que ir a ver a sus familiares Banzari para que les dieran acogida.
Como no tenía ni para el bus local díario, se puso a andar 400 kilómetros selva adentro, con el consiguiente peligro que le mataran. Pero no desfalleció. Algunos frutos y hierbas le servian para matar el hambre. Despues de 25 días por fin llegó a la casa de sus familiares y les contó abrumado y sollozando los sucesos acaecidos.

(continuará)

divendres, de novembre 26, 2004

 

El padre nuestro en arameo/inglès

Avvon d-bish-maiya, nith-qaddash shim-mukh.
Tih-teh mal-chootukh. Nih-weh çiw-yanukh:
ei-chana d'bish-maiya: ap b'ar-ah.
Haw lan lakh-ma d'soonqa-nan yoo-mana.
O'shwooq lan kho-bein:
ei-chana d'ap kh'nan shwiq-qan l'khaya-ween.
Oo'la te-ellan l'niss-yoona:
il-la paç-çan min beesha.
Mid-til de-di-lukh hai mal-choota
oo khai-la oo tush-bookh-ta
l'alam al-mein. Aa-meen.

O sea....

"Therefore, this is how you shall pray:
Our heavenly Father, hallowed is your name.
Your Kingdom is come. Your will is done,
As in heaven so also on earth.
Give us the bread for our daily need.
And leave us serene,
just as we also allowed others serenity.
And do not pass us through trial,
except separate us from the evil one.
For yours is the Kingdom,
the Power and the Glory
To the end of the universe, of all the universes." Amen!

Esto es muy útil para las ingentes cantidades de estudiosos de filologia aramaica que se agolpan en las universidades y admiradores de curiosidades.

dimecres, de novembre 24, 2004

 

La tradición de los mamelucos

Los magnificos jinetes mamelucos que hicieron de Turquía una nación a la altura de una superpotencia mundial, y lo mucho que contribuyó a las caballerías occidentales con su famosa carga de los mamelucos, fue el terror de los balcanes meridionales y sur-occidentales. Por supuesto el apodo "mameluco" es aplicado a esa gente belicosa y bárbara que agrede con todo lo que tiene en la mano.
Pues si los mamelucos a parte de su famosa tradición, tambien tenia la costumbre de hacer pasteles de pasta brisada, que llamariamos hojaldre, y se pirraban a pastas. Obviamente, con los años, los mamelucos felices con las pastas, engordaron tanto que no pudieron montar a caballo más y así, las superpotencias occidentales pudieron reconquistar los territorios eslavos hasta arrinconarlos en Tracia.
Esta anécdota sirve para tengamos en cuenta que la buena vida no es siempre adecuada para la geopolítica. Os lo dejo reflexionar oportunamente.

dilluns, de novembre 22, 2004

 

El beso "negro"

Un hombre alto, con bigote y cara de despistado entra en una prestigiosa librería. En el mostrador se halla el vendedor de libros tramitando el pago con targeta de crédito de una señora que se halla al otro lado del mostrador, esperando firmar y obtener el tiquet de la compra de su libro. El hombre alto, ni corto ni perezoso interrumpe al vendedor:
-¿Por favor, me puede indicar dónde puedo encontrar el libro "El beso negro" ?
La señora se lo mira divertido. Pero el vendedor exclamó:
-Déjeme terminar con esta señora y con mucho gusto le atiendo.
El hombre de bigote insiste:
-Es de extrema urgencia que me diga dónde encontrar ese libro en su libreria. Tengo el coche mal aparcado y puedo sufrir una multa. ¿No me puede atender de inmediato?
-Pues haga Ud. el favor de aparcar bien su coche y regrese. Ahora estoy ocupado.
-No puedo esperar-dice el insensato cliente cogiéndo al vendedor por el jersey en tono amenazador-llevo buscando ese libro afanósamente toda mi vida y yo sé que Ud. lo esconde en alguna parte. Lo sé.
El vendedor estaba irritado.
-Oiga déjeme en paz o llamo a la policia.
La señora, confusa, intentó mediar en la situación:
-No importa, atiéndale a él-le dijo al vendedor- yo no tengo tanta prisa.
-No se trata solo de eso. Yo soy un respetable vendedor y atiendo a la gente por orden.
El hombre alto se puso de rodillas llorando implorándo la atención del librero.
-Por el amor de Dios !!. Necesito ese libro, ¿no puede Ud. comprenderlo?. Debo encontrar ese libro o mi vida será un infierno.
El librero se armó de paciencia.
-Vamos a ver.....¿Qué es lo que Ud. me está pidiendo?
-Un libro denominado "El beso negro"
-¿Pero cómo quiere que yo venda un libro con semejante título?. Tengo historia, geografía, filosofía, poesia, novela....en fin, si quiere novela, busque en la sección novela y mire si encuentra alguno de su gusto. Yo ya le digo que no vendo libros para pervertidos.
El hombre alto se puso en pie, frotándose las lágrimas de los párpados y entrando en cólera.
-¿Pero cómo me puede decir eso a mí, sabandija paleolítica? Ayer yo vine aquí y le oí decir por teléfono a alguien que Ud. le iba a mandar "El beso negro" por correo.Sí. ¡le oí decir eso y no me lo va a negar o le rompo las dos piernas ahora mismo!
El vendedor confuso trató de no perder los estribos y se puso a hacer memoria porque sin duda se trataba de algún error.
-Veamos....entre las comandas que he mandado hacer por correo estaba el libro "El beso" de Danielle Stelle. Y yo tengo dos ediciones, una de tapa verde claro y otra en negro porque son de diferentes editoriales. El cliente que me llamó pareció estar más interesado por el encuadernado en tapa negra. Y Ud. debió venir ayer en ese preciso instante y debió escuchar que dije "Le mando El beso ´negro´" y se pensó que era otra cosa.
-El hombre alto se quedó blanco como el mármol.
-Pe...pe...pero eso no puede ser....¿El beso encuadernado de negro?-Rióse histéricamente- ¿Y ahora que voy a hacer yo?. ¡Necesito una solución de inmediato!
-Mire, lo que podría hacer es ir a un médico, pero si le corre tanta prisa, pruebe a ir al sex-shop de la esquina a ver si encuentra lo que Ud. quiere. Y ahora déjeme atender a la señora de una vez.
El hombre alto salió como un loco poseso de la tienda subiendo hacia su coche. La señora le interpela al librero.
-Vaya situación más estrambótica.
-Señora, si piensa que vender libros es un trabajo fácil, se equivoca-y extendiéndole el vale de compra le dijo- firme Ud. aquí. Grácias.
(creado por mí 22-XI-2005)

diumenge, de novembre 21, 2004

 

No se que decir.

Aquí voy a decir unas cuantas tonterías, porque todavía no se me ocurre nada que decir. No obstante siempre va bien tener disponible un lugar donde exponerlas ya que muchas veces envías correo a la gente que no tiene ganas de leerte y en un blog, por el contrario, te leen a tí cuando a los demás les da la gana, incluso pueden responderte y todo.
Es un problema esto de no saber que decir en el momento oportuno, ya que denota una carencia de seguridad que muchos expertos en psicología coinciden en que la gente insegura aporta grandes emolumentos a sus negocios. Yo, al respecto prefiero seguir siendo inseguro, dado que no tengo demasiado dinero para gastar. De eso sí estoy bastante seguro. Por lo demás, es una pena muy grande no poder aportar algo de mi cosecha a este blogg, y mira que me hacía una ilusión bárbara comentar mis peripecias.
Si se me ocurre algo que decir ya volveré a escribir.



This page is powered by Blogger. Isn't yours?